Magia

Magia

Magia

La palabra magia deriva del término persa antiguo magi, que quiere decir mago. Los sacerdotes de la antigua Persia se ocupaban de todo lo relacionado con lo oculto. Se piensa que eran los seguidores de Zoroastro, maestro y profeta persa.

“La magia es una forma anterior y más primitiva que la religión y la ciencia, pues las prácticas mágicas tienen su base en una observación cuidadosa de la naturaleza y en una teoría de la casualidad” (J. G. Frazer).

Otras definiciones que podemos encontrar de magia:

“Magia, ciencia y religión es una aproximación tricotómica a la naturaleza y a lo sobrenatural, en la cual la magia tiene que ver con la exaltación del poder del hombre sobre la naturaleza, en la que todos los objetos están vivos, son maleables, están en relación directa con el hombre y afectan a su vida” (G. R. Quaife).

“La magia es un punto de intersección entre la religión y la ciencia, que implica la manipulación práctica de las cosas de este mundo” (R. Kieckhefer).

En estas definiciones podemos observar cómo los autores explican la magia en términos de una acción del hombre sobre la naturaleza para transformarla y su relación con la ciencia y la religión. Este punto es importante, pues los estudios sobre magia tienden a mezclarse con estudios sobre religión. Esta confusión se produce porque si estudiamos en la práctica la forma en que se llevan a cabo los ritos mágicos y religiosos, podremos observar que en su estructura comparten varios puntos en común, pero en cuanto a creencias, ambas presentan grandes diferencias. Además, la religión supone una congregación de individuos, mientras que un mago trabaja solo.

Como vemos, magia parece ser una de esas palabras que todo el mundo entiende pero nadie sabe definir concienzudamente. Aleister Crowley lo intentó también mediante el postulado de que “magia es el arte de producir modificaciones de acuerdo a la Voluntad”, definición tan amplia que abarcaría incluso el acto de tomarse una taza de café. Dion Fortune modificó la expresión de Crowley para darnos su famoso apotegma de que “magia es el arte de producir modificaciones de la conciencia de acuerdo a la Voluntad”, y ésta es la definición más ampliamente aceptada por los ocultistas de la Nueva Era, aunque evidentemente también podría servir para referirnos al acto de echarse a dormir. J. H. Brennan sugirió en su obra publicada que la magia sea considerada como el arte de generar efectos de sincronismo (es decir, coincidencias significativas) a voluntad.

En realidad es algo más fácil describir la magia que definirla. En su forma moderna, casi siempre implica: 1) La comunicación con estados alternativos de la realidad o la entrada en ellos, y/o 2) La manipulación de energías sutiles vinculadas con el cosmos o con el cuerpo humano.

Había más mujeres que hombres entre los magos primitivos. En magia la palabra medicina significa misterio, y no tratamiento.

Podemos decir que la magia constituyó la rama del árbol religioso evolucionario que finalmente desembocó en la era científica; la creencia en la astrología llevó al desarrollo de la astronomía; la creencia en la piedra filosofal al conocimiento de los metales, mientras que la creencia en los números mágicos dio origen a las matemáticas.

En definitiva, la magia antigua, indispensable en su tiempo, fue la cuna de la ciencia moderna; así los fantasmas de la superstición agitaron las mentes primitivas de los hombres hasta que nacieron los conceptos de la ciencia. Hoy en día la mitad del mundo busca ansiosamente la luz de la verdad y los hechos del descubrimiento científico, mientras que la otra mitad sigue creyendo y practicando multitud de supersticiones.

Partiendo del uso que se haga de la magia se han establecido diversas categorías, como la magia blanca, magia negra, hechicería, brujería, etc.

Magia blanca
La magia blanca está relacionada con las ceremonias de curanderismo. En ella no se invoca al diablo, sino a Dios, a los santos y almas benditas para hacer el bien. En realidad este tipo de magia se empleaba para eliminar o paliar los efectos de la peligrosa magia negra.

Sin embargo, las personas entendidas en estos temas dicen que, ya sea magia negra o blanca, ambas pertenecen a las ciencias ocultas, donde campea Satanás.

La magia blanca agrupa todos aquellos actos relacionados con poderes benéficos, como por ejemplo, los rezos para curar el mal de ojo, el mal de espíritu, las curaciones milagrosas de los santos, el exorcismo y las oraciones que hacen los sanadores divinos. Para practicar este tipo de magia se utiliza la astrología, la hipnosis, y la administración de diversas hierbas.

Magia negra
Se trata del arte de influir en el curso de los acontecimientos o adquirir conocimientos por medios sobrenaturales. Con este tipo de magia están relacionados el ocultismo, el espiritismo, la alquimia, la brujería y la invocación de los demonios.

Por regla general la magia negra se utiliza para matar o infligir daño.

Brujería
Consiste en el conjunto de prácticas relativas a poderes sobrenaturales que llevan a cabo personas que se autodenominan brujos y brujas. La brujería es el ritual más antiguo de la humanidad. No existe pueblo en la tierra que no haya practicado este tipo de ritos e, incluso en algunos de ellos se sigue practicando; según los diferentes lugares, ha desempeñado diversas funciones.

Se piensa que un brujo es un personaje dotado de poderes sobrenaturales capaz de hacerse invisible o convertirse en un animal. Pero los brujos, generalmente pertenecientes al sexo femenino, solían ser conservadores de una antigua religión ligada a la naturaleza. Practicaban hechizos, medicina tradicional y adivinaciones. Las brujas eran temidas y respetadas al mismo tiempo, gozaban de gran influencia, sobre todo en el entorno rural. Hoy día siguen en activo y en algunos lugares la gente sigue consultando sus oráculos.

Algunos piensan que la brujería tiene su origen histórico en el culto a Diana, diosa grecolatina de los bosques.

En la Edad Media se creía que los brujos eran siervos del diablo, los cuales, como pago por servirle bajo contrato, recibían ciertos poderes como el de curar o traspasar enfermedades, provocar tormentas o lluvias, causar sequía, originar impotencia en los hombres y esterilidad en las mujeres, arruinar cosechas, hacer que los animales quedaran estériles o que la leche se agriara. También se creía que eran capaces de despertar el amor por medio de filtros y pociones, o destruirlo con hechizos y encantamientos, causar daño e, incluso, provocar la muerte con una mirada o clavando alfileres en una muñeca o estatuilla de cera. Además, podían hacerse invisibles y volar, eran capaces de adivinar el futuro, dar vida a objetos inanimados, resucitar a los muertos y convertirse en animales como gatos y lobos.

Un obispo en 1515 llegó a quemar quinientas brujas en tan solo tres mesesLa sociedad europea durante el siglo XV sufrió cambios drásticos debido a la multitud de epidemias que la asolaron, como el tifus y la peste negra, propagadas por el aire y las aguas, cobrándose gran cantidad de vidas y arrasando pueblos enteros. Esto implicó una desestabilización económica y demográfica de gran magnitud que, en la mayoría de las ocasiones, condujo a la desesperación y al caos. La situación requería una rápida solución, que llevó a la búsqueda del culpable de todas esas desgracias para castigarlo y cortar los males de raíz. Así, se empezó a forjar una imagen de las brujas en Europa, como de entes monstruosos y repugnantes que se parecían a los animales considerados más feos y temidos como los sapos, gatos, etc. Además, por esta supuesta similitud, se les atribuyó la capacidad de transformarse en ellos. Las comparaciones tenían que ver directamente con la aversión a la maldad, de la cual sólo se podía esperar que emanara lo peor. De este modo, las brujas eran consideradas de mal carácter, de peor aspecto físico y la mayoría de las veces bastante entradas en años y, por supuesto, solitarias. Así se las identificaba y de esta manera Europa se convirtió en un supuesto nido de brujas, donde no había suficientes hogueras para exterminarlas. Desde su establecimiento en la península Ibérica a finales del siglo XV, el tribunal de la Inquisición llevó a cabo una gran persecución en España, al igual que se hizo en Francia, Alemania e Italia. Por citar un ejemplo, un obispo en Ginebra en 1515 llegó a quemar quinientas brujas en tan solo tres meses.

Así, este mundo tan repleto de encantamientos contribuyó en gran medida a la destrucción de la iniciativa y ambición personal. Los frutos del trabajo duro o la diligencia eran considerados mágicos; por ejemplo, si un hombre cosechaba más grano en su campo que su vecino, le podían llevar ante el cacique acusándolo de que atraía el grano del terreno de su vecino indolente por medio de prácticas de brujería. En efecto, durante esta época era peligroso saber mucho, siempre existía la posibilidad de que a uno le ejecutaran por prácticas ilegales.

Muchos autores actuales, gran parte de ellos historiadores interesados en el tema de la brujería y la hechicería, con el fin de acercarse al estudio de estas dos formas de usar la magia, han tomado como base el modelo europeo, construido a raíz de la persecución de las brujas. En contraste, la mayoría de las investigaciones antropológicas sobre el tema han realizado sus trabajos basándose en sociedades exóticas, como por ejemplo, las africanas. Las diferencias más significativas radican en que los antropólogos están en contacto directo con los actores implicados cuando realizan el trabajo de campo, mientras que los historiadores se basan en fuentes documentales. La otra gran diferencia radica en que los estudios sobre brujería y hechicería en la Europa Medieval están mediados por la religión católica, mientras que las investigaciones antropológicas están mediadas por otro tipo de circunstancias que, al ser de diferentes culturas, no siempre son de índole religioso.

MagiaLos brujos europeos, desde la época medieval, estaban organizados en grupos compuestos por doce miembros, que normalmente eran todos mujeres menos el líder que estaba considerado como vicario del diablo, el cual vestía de negro o iba disfrazado de macho cabrío, ciervo o cualquier otro animal con cuernos. Estos grupos se reunían una o dos veces por semana; reuniones en las que las brujas llevaban a cabo ritos de culto al demonio, informaban de sus actividades, etc. También existían otro tipo de reuniones, los Sabbats, en los que participaban además cientos de asistentes. Los Sabbats más importantes del año tenían lugar en la noche del 30 de abril, la noche de Walpurgis, la del 31 de octubre, víspera de la festividad de Todos los Santos y la noche del 1 de febrero, la Candelaria. Estas ceremonias comenzaban con la iniciación de los neófitos, una ceremonia en la cual se prestaba juramento de obediencia al demonio, firmando con él pactos de sangre y profanando crucifijos y otros objetos sagrados. A continuación se celebraba la misa negra, que consistía en una farsa de la misa católica, ya que los participantes sostenían los crucifijos cabeza abajo, recitaban oraciones al revés, realizaban bendiciones de forma burlesca con agua sucia, empleaban como altar el cuerpo de una mujer desnuda, o sacrificaban animales; después de esto se danzaba y, al final, supuestamente el Sabbat terminaba en una orgía sexual.

El lugar de reunión de brujos más famoso de la antigua Europa fue Brocken, el pico más alto de las montañas Harz, en Alemania.

Hechicería
En contraste con la brujería, la hechicería es aprendida y no depende de un poder maléfico innato que cuando se descubre empieza a ser utilizado proyectando la mala voluntad hacia los demás. El hechicero puede optar por hacer el bien o el mal, según lo desee, valiéndose de cualquier tipo de magia, mientras que el brujo no tiene la opción de escoger. Muchos factores influyen a la hora de que el rito de un hechicero tenga un resultado u otro. Por ejemplo, en un rito de curación no sólo intervienen el enfermo y el curandero, o en otros casos el hechicero y su víctima; es necesario que todo el conjunto de la sociedad crea tan firmemente como el enfermo o la víctima en las curaciones mágicas y sus técnicas; este convencimiento le otorga una eficacia simbólica a las luchas del hechicero y del enfermo con las enfermedades.

Además de los cantos y objetos rituales, el curandero también utiliza hierbas, manipulándolas mediante acciones expresivas y otros ritos, hasta convertirlas en medicinas para contrarrestar enfermedades de origen biológico o sobrenatural. El hechicero se vale de acciones expresivas sobre los objetos, sin invocar al espíritu maligno que le da el poder al brujo, con el fin de transformarlos según su deseo, del cual depende el tipo de magia que utilice para lograr su cometido, que puede ser el de curar, causar males e, incluso, asesinar. En cualquier caso hay un efecto mágico que actúa por medio de la sugestión; es decir, si el enfermo consume un bebedizo totalmente convencido del alivio que le va a proporcionar, seguramente se aliviará, pero si el hechicero da a su víctima las hierbas con mala voluntad, logrará su propósito causándole una enfermedad que le postrará por mucho tiempo y en ocasiones incluso le ocasionará la muerte.

Alquimia
AlquimiaSe trata de una antigua técnica practicada sobre todo durante la Edad Media, destinada a descubrir una supuesta sustancia que transmutara los metales en oro y plata, y a encontrar medios de prolongar indefinidamente la vida del hombre. El concepto fundamental de la alquimia procedía de la doctrina aristotélica que dice que todas las cosas tienden a alcanzar la perfección. Puesto que otros metales eran considerados menos perfectos que el oro, era razonable suponer que la naturaleza formaba oro a partir de ellos; así, con la habilidad y la diligencia suficientes, un artesano podría reproducir este proceso en el taller. En un principio los esfuerzos para cumplir este objetivo eran empíricos y prácticos, pero en el siglo IV, astrología, magia y ritual se habían convertido en invitados asiduos de esta técnica. Aunque sus propósitos y procedimientos eran bastante dudosos, y a menudo incluso ilusorios, la alquimia fue, en muchos sentidos, la predecesora de la ciencia moderna, especialmente de la química. Nació en el antiguo Egipto y empezó a florecer en Alejandría durante el período helenístico; simultáneamente se desarrolló una escuela de alquimia en China.

Loli Álvarez | Tarotista

Temas: , , , , ,

Posiblemente también le interesará:


Deje un comentario

Calendario

Septiembre 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Otros sitios

  • Mimub
  • República Móvil
  • Hotel Club


  • Anuncios


    Iniciar sesión | BlogNews Theme by Gabfire themes | Todos los derechos reservados - Aviso legal y Aceptación uso de cookies