Los gatos, dispensadores de longevidad

Los gatos, dispensadores de longevidad desde el antiguo Egipto

Los gatos, dispensadores de longevidad desde el Antiguo Egipto

Pulcro y misterioso, el gato ha fascinado desde antiguo a los humanos por su aparente facilidad para desafiar a la muerte. Cae al suelo desde grandes alturas para aterrizar sin daño sobre sus cuatro patas. Camina por cornisas estrechas con la habilidad de un gimnasta. Distingue los peligros en la oscuridad con una precisa visión nocturna. Tales aptitudes le han proporcionado la tentadora -aunque errónea- reputación de tener siete vidas.

Los gatos, dispensadores de longevidad desde el Antiguo EgiptoFueron domesticados en el antiguo Egipto y ya desde el año 1350 a. de C. se enterraba ocasionalmente a los gatos junto a sus propietarios. Con el paso de los años se modificarían las creencias religiosas y sobre el 900 a. de C. aproximadamente, nace el pensamiento de que algunos animales son la encarnación de ciertos dioses y diosas. El gato simbolizaba la vida en sí misma y sería sacralizado como Bastet, la diosa gata donadora de vida que administraba la fertilidad y la salud, poniéndose de moda la crianza de gatos en derredor de los templos dedicados a su figura. Cuando morían, debido a su carácter sagrado se les momificaba y eran enterrados en cementerios y tumbas comunales creadas a propósito.

Entre los años 332 y 30 a. de C., los egipcios comenzaron a criar gatos con el mero fin de momificarlos y venderlos como ofrenda a las personas que visitaban los templos. Pero estos animales viven demasiados años para que resultase rentable su crianza, de modo que empezaron a sacrificarse cuando tan solo contaban entre los dos y cuatro meses de edad (es posible que también porque tan pequeños encajaban mejor en los contenedores que se usaban para el propósito momificador).

En la actualidad, una pequeña parte se conserva todavía en distintos museos e instituciones del mundo, pero la inmensa mayoría fueron usados con los fines más dispares. Por ejemplo, una compañía británica compró a finales del siglo XIX un cargamento de 17.000 kilos de gatos momificados, para pulverizarlos y emplearlos como fertilizantes en Reino Unido. Transportados en barco, se presume que en él viajaron unas 180.000 momias felinas.

Haciendo un poco de resumen general, he aquí algunas ideas en forma de curiosidades que nos aclararán mejor lo que este pequeño mamífero llegó a representar en la zona de Egipto y en aquel momento histórico…

-Los antiguos egipcios llamaban a los gatos ‘Miw’ (que significa “ver”).
-Primero fueron usados para proteger las casas de las pequeñas serpientes y roedores, pero después se convirtieron en dioses.
-Cuando el gato de una familia moría, sus integrantes se rasuraban las cejas y guardaban luto hasta que éstas volvían a crecer.
-Si una persona mataba un gato, intencionada o accidentalmente, era sentenciada a muerte.
-Cuando salían de cacería, los egipcios llevaban gatos en vez de perros.
-Los egipcios colocaban estatuas de gatos fuera de sus casas para impedir la entrada de espíritus malignos.
Bast-La diosa Bast tenía cabeza de gato y cuerpo de mujer, y era la encargada de la fertilidad, de proteger a los niños y, por supuesto, a los gatos. Siempre lleva un sistro (instrumento musical) debido a que especialmente le agradaba que los humanos bailaran y tocaran música en su honor. Cuando era representada con forma completa de gato se le llamaba Bastet. Por contra, la diosa Sekhmet, que también tenía forma de gato, representaba las fuerzas destructivas de lo divino, como la guerra, la peste y la venganza. (Según la mitología egipcia, Ra, dios del Sol, enfadado con los hombres, envió a la Tierra a su hija, encarnada en Sekhmet, una leona muy fiera, a fin de castigarlos. Sin embargo, ésta, enloquecida, provocó una masacre y mató a cientos de egipcios. Ra tuvo que mandar a su guerrero Onuris con la misión de pacificar a Sekhmet. Ésta se tornó dócil sucumbida ante las artes de Onuris, y entonces, se convirtió en Bastet. La dualidad de esta diosa se refleja en su asociación al Sol y la Luna, de modo que Bastet, asociada al Sol, se representa como una diosa buena y amable, diosa de la música y protectora de la luna, mientras que Sekhmet, se asocia a la Luna y representa ese espíritu misterioso e independiente que siempre tienen los gatos.) Tan querida llegó a ser Bastet en Egipto que se le levantaron grandes templos, como el de Bubasti en el delta del Nilo.
-El historiador Herodoto cuenta que en una contienda contra los persas, estos reunieron tantos gatos como les fue posible para luego soltarlos en pleno campo de batalla. Los egipcios, horrorizados, prefirieron rendirse antes de exponer a los gatos a cualquier tipo de daño.

En la actualidad, los científicos están comprobando que los egipcios tenían razón al reverenciar al gato, ya que estudios recientes han demostrado que los animales pueden de hecho bendecir a sus amos y amas con vidas más largas y más felices.

Poseer un gato -o cualquier animal doméstico- puede beneficiar a casi todo el mundo, dicen los expertos. La presión arterial de las personas disminuye cuando hablan o acarician a un gato. Atendiendo a las necesidades diarias de una mascota se adquiere autoestima y una sensación de orden. Las personas deprimidas mejoran mucho tras adoptar a un gatito. Los niños que se enfrentan al divorcio de sus padres se sienten mejor si tienen a un confidente animal. Los propietarios de animales domésticos visitan al médico con menos frecuencia que la gente sin mascotas. Y las personas con enfermedades cardíacas viven más tiempo si tienen animales domésticos.

Para las personas que viven en asilos, los gatos pueden ser especialmente terapéuticos. Se sabe de un caso en el que un anciano debilitado rehusaba la comida. Las enfermeras, dándose cuenta de que su único interés en la vida eran los gatitos que vivían en la residencia, le dijeron que los podía tener en su habitación si comía. Accedió, y engordó dieciocho kilos.

Algunas personas incluso han sugerido que los gatos tienen un misterioso sentido para detectar a la gente que más los necesita. Por ejemplo, de una habitación llena de personas mayores, el gato de un asilo escogió a una mujer que no había hablado desde hacía meses. Complacida, rompió inmediatamente su mutismo.

Los gatos, dispensadores de longevidadY puesto que estamos, ya para finalizar, algo que siempre gusta de leer (algunas curiosidades más sobre los gatos, pero ahora desde un punto de vista general):

-Los gatos tienen cinco dedos en las patas delanteras y cuatro en las traseras.
-Son incapaces de identificar los sabores dulces.
-La invención de la gatera (trampilla con bisagras fijada a una puerta) se le atribuye con frecuencia a Isaac Newton.
-Los ojos de los gatos tienen seis veces más sensibilidad para la luz que los ojos humanos, por eso ven tan magníficamente de noche.
-El ronroneo de los gatos tiene una frecuencia de veintiséis vibraciones por segundo.
-Los gatos usan sus bigotes para saber si podrán pasar por un espacio estrecho.
-Sin taurina, un gato puede quedarse ciego. La mayor parte de los animales la producen, pero lo gatos no, así que deben consumirla en su dieta.
-Abraham Lincoln fue un gran amante de los gatos y durante su mandato hubo cuatro en La Casa Blanca.
-Un gato puede correr a 48 kilómetros por hora, mientras que, por ejemplo, Usain Bolt, recordman mundial actual de los cien metros lisos y un fuera de serie corriendo, lo hace tan solo a 38 km/h.

Raúl Hdez. | Colaborador

Temas: , , , , , , ,

Posiblemente también le interesará:


Deje un comentario

Calendario

Mayo 2017
L M X J V S D
« Jul    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Otros sitios

  • Mimub
  • República Móvil
  • Hotel Club


  • Anuncios


    Iniciar sesión | BlogNews Theme by Gabfire themes | Todos los derechos reservados - Aviso legal y Aceptación uso de cookies