La magia de Harry Houdini

La magia de Harry Houdini

La magia de Harry Houdini

Harry Houdini, el escapista más famoso de todos los tiempos, fue un mago de origen húngaro que dominó el negocio del espectáculo en Norteamérica durante el primer cuarto del siglo XX.

Harry Houdini en 1899Conocido como “el hombre que podría escapar de cualquier cosa”, deslumbró a multitud de espectadores al sumergirse en lagos y ríos helados, esposado de pies y manos, para zafarse de sus cadenas y salir ileso a la superficie. Según su propio recuento, escapó 2.000 veces a esta clase de muerte. Houdini nunca pretendió tener poderes sobrenaturales; de hecho, tenía a gala desenmascarar las pretensiones de médiums y místicos fraudulentos. En cambio, adiestraba su cuerpo y su mente con el rigor de un yogui hindú, cultivando la agilidad que requerían las evasiones y entrenándose para afrontar fuertes dolores y largos períodos sin respirar.

H. Houdini (Budapest, Hungría; 24 marzo 1874 - Detroit, Míchigan, Estados Unidos; 31 octubre 1926)Nacido en 1874 en Budapest, bajo el nombre de Ehrich Weiss, Houdini emigró a Estados Unidos con sus padres cuando era todavía un niño. Comenzó su carrera como mago con números sencillos en espectáculos de poca categoría. En una de sus características bravatas, cambió su nombre de escena por el de Jean Eugène Robert Houdin, el mago francés más famoso del siglo XIX. Muy pronto abandonó la prestidigitación y se centró en su asombrosa habilidad para desembarazarse de esposas y cadenas. Como rey de la evasión, se convirtió en primera figura de los teatros de variedades más importantes de Norteamérica, así como en una atracción muy popular en los de Europa. Además de zambullirse maniatado en ríos, logró que sus actuaciones se hicieran famosas escapando de camisas de fuerza, cajones de embalar, baúles cerrados, e incluso celdas de máxima seguridad en prisiones federales y estatales.

Póster de la película The Grim Game, 1919Famoso por su mirada hipnótica, la hermosa cabeza y las acusadas facciones de Houdini le hacían semejante a un cónsul romano y le ayudaron a convertirse en estrella de películas mudas.

Una de las proezas más celebradas de Houdini no fue sin embargo una evasión, sino más bien una demostración de respiración controlada. En 1926, leyó que un fakir egipcio pretendía tener poderes sobrenaturales y haber sobrevivido a la prueba de estar una hora bajo el agua dentro de un ataúd precintado. El fakir, llamado Rahman Bey, decía que la hazaña solamente se podía realizar mediante la consecución de un estado de animación suspendida en el que cesaba la respiración. Houdini, siempre enemigo de quienes consideraba que cometían fraudes, decidió demostrar que Bey estaba equivocado.

Harry Houdini en la piscina del Hotel Shelton de Nueva YorkUtilizando una caja de estaño hecha especialmente para la ocasión, del tamaño de un ataúd, Houdini se entrenó durante tres semanas con mayor energía incluso de la habitual. Poco aficionado a afrontar riesgos innecesarios, había equipado la caja con un teléfono para poder mantener una línea abierta con su veterano ayudante, Jimmy Collins, en caso de emergencia. El día cinco de agosto se tendió en la caja, cuya tapa se atornilló y soldó, y fue introducido en la piscina del Hotel Shelton de Nueva York.

Harry Houdini en la piscina del Hotel Shelton de Nueva YorkTranscurridos cincuenta minutos, notificó a Collins que estaba respirando pesadamente y “no estaba seguro de poder aguantar”, pero lo consiguió. Sobrepasó el período de una hora durante el que Rahman Bey había estado sumergido, y a la hora y cuarto -a pesar de que una rendija estaba dejando pasar agua- Houdini se mantenía en calma, respirando a un ritmo normal de diecisiete veces por minuto. Finalmente, después de una hora y media, le dijo a Collins que izase la caja. Los operarios la desprecintaron rápidamente, y Houdini emergió mojado y exhausto, pero aún se permitió el lujo de demostrar sus aptitudes para el espectáculo realizando varias inspiraciones profundas, flexionando sus músculos y anunciando que se encontraba admirablemente.

Houdini y su esposa BessAlgunos partidarios de Rahman Bey acusaron a Houdini de ocultar en la caja productos químicos que liberaran oxígeno o perpetrar cualquier otra artimaña. Houdini replicó que no hacía falta ningún truco, aparte de la habilidad para disipar el miedo, mantenerse en calma y conservar el oxígeno mediante el control de la respiración. El examen de la caja demostró que Houdini no había empleado ninguna ayuda artificial.

Houdini falleció solamente tres meses después, víctima de su fama y de su propia voluntad de hierro. Un joven que había oído mencionar la capacidad de Houdini para resistir cualquier golpe a base de endurecer los músculos de su estómago, le dio un puñetazo en el abdomen cuando no estaba preparado. El golpe causó varias lesiones internas, pero Houdini ignoró con todas sus fuerzas el dolor durante días, mientras su estado iba empeorando. Finalmente, sufrió un colapso y fue trasladado a un hospital. Era demasiado tarde: sucumbió a una peritonitis el 31 de octubre de 1926, a la edad de cincuenta y dos años.

Raúl Hdez. | Colaborador

Temas: , , , , ,

Posiblemente también le interesará:


Deje un comentario

Calendario

Mayo 2017
L M X J V S D
« Jul    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Otros sitios

  • Mimub
  • República Móvil
  • Hotel Club


  • Anuncios


    Iniciar sesión | BlogNews Theme by Gabfire themes | Todos los derechos reservados - Aviso legal y Aceptación uso de cookies