La fugacidad del tiempo

La fugacidad del tiempo

La fugacidad del tiempo

Que el presente tenga que pasar constituye justamente la fugacidad del tiempo y, también, de la existencia humana. “Hagamos lo que hagamos (escribía Rilke en las ‘Elegías de Duino’), siempre estamos en la actitud del que se va… Así vivimos nosotros, despidiéndonos”. La mayoría de los sentimientos tienen un matiz temporal, y algunos de ellos son estrictamente vivencias del tiempo: añoranza del pasado, vértigo del presente, ansiedad, angustia o esperanza del futuro. Se puede vivir mirando hacia atrás o hacia adelante; el hombre es como el dios romano Jano, con dos caras orientadas en opuestas direcciones. Pero entonces el presente se nos escapa. “Me apasiona el hoy, pero siempre desde el ayer, y es así como a mi edad el pasado se vuelve presente y el presente es un extraño y confuso futuro… Hay que luchar contra esto. Hay que reinstalarse en el presente” (J. Cortázar).

“Inútil intentar asirme a los segundos, los segundos se escapan: no hay ninguno que no me sea hostil, que no me rechace y haga patente su negación a exponerse conmigo. Inabordables todos, uno tras otro proclaman mi soledad y mi derrota.

Sólo podemos actuar si nos sentimos llevados y protegidos por ellos. Cuando nos abandonan, nos falta el resorte indispensable para llevar a cabo cualquier acción, ya sea capital o insignificante. Indefensos, sin apoyo, afrontamos así una inusitada desgracia: la de no tener derecho al tiempo.

Amontono lo gastado, no dejo de fabricarlo y de precipitar en él el presente, sin otorgarle el ocio de agotar su propia duración. Vivir es experimentar la magia de lo posible; pero cuando en lo posible se percibe incluso lo gastado que está por venir, todo se vuelve virtualmente pasado, y ya no hay ni presente ni futuro. Lo que distingo en cada instante es un jadeo, y su exterior, no la transición hacia otro instante. Elaboro tiempo muerto, me revuelvo en la asfixia del devenir” (E. M. Cioran, ‘La caída en el tiempo’).

Sin duda, una de las tragedias del hombre contemporáneo es su angustia por la falta de tiempo. “¡Si el día tuviera cuarenta y ocho horas!”. El análisis de esa angustia lleva a conclusiones muy diversas: escasa capacidad de organización, deshumanización de nuestra sociedad, rebelión contra la condición humana. El tiempo es un límite contra el que nos estrellamos inútilmente.

Raúl Hdez. | Colaborador

Temas: , , , , ,

Posiblemente también le interesará:


Deje un comentario

Calendario

Junio 2017
L M X J V S D
« Jul    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Otros sitios

  • Mimub
  • República Móvil
  • Hotel Club


  • Anuncios


    Iniciar sesión | BlogNews Theme by Gabfire themes | Todos los derechos reservados - Aviso legal y Aceptación uso de cookies