Golden Dawn

Golden Dawn

Golden Dawn

Un día del año 1886, cuando el doctor William Wynn Westcott echaba un vistazo a un puesto de libros de Farringdon Street, dio con varios manuscritos que despertaron su curiosidad. Estaban escritos en clave, pero supuso que tenían cierta relación con algo mágico y los compró de inmediato.

William Wynn WestcottDe hecho, corren distintas versiones de esta anécdota. Según una de ellas, Westcott encontró los manuscritos en la biblioteca de la Societas Rosicruciana, pero procedían en realidad de la Antesala Francmasónica. Según otra versión, descubrió los manuscritos en la biblioteca del vidente inglés Frederick Hockley. Francis King, historiador de la magia ritual, acepta esta última versión, si bien señala que los manuscritos llegaron hasta Westcott procedentes de la biblioteca de Hockley, a través de un clérigo llamado Woodford.

Dejando de lado el origen de los manuscritos, Westcott necesitaba a alguien para que le ayudara a descifrar el texto en clave. Eligió para este trabajo a un pintoresco personaje llamado S. L. MacGregor Mathers, que más tarde sería conservador del Museo Homiman.

William Robert WoodmanJuntos descubrieron que los manuscritos contenían el esquema de un sistema fascinante de magia técnica, además de la dirección de un adepto a este tipo de magia, la señora Anna Spengler, de Nuremberg. Westcott le escribió en octubre de 1887. A lo largo de su correspondencia, ésta reveló numerosos secretos de la magia práctica, y en 1888 le concedió autorización para que fundara su propia logia de magia en Inglaterra. Eso es lo que hizo Westcott junto con Mathers y un tercer francmasón, William R. Woodman. Los tres bautizaron la nueva organización con el nombre de Orden Hermética del Alba Dorada.

El Alba Dorada fue algo más que una sociedad secreta seudomasónica. Su ‘Templo de Isis-Urania’, pese a la grandilocuencia del nombre, se limitaba a un conjunto más bien reducido de habitaciones situado en una callejuela inmunda, no tardó en atraer a algunas de las mentes más brillantes de la época. El Astrónomo Real de Escocia fue uno de sus miembros ilustres, al igual que la actriz Florence Farr, el poeta irlandés W. B. Yeats, y los literatos Sax Rohmer, Arthur Machen, Bram Stoker (el famoso escritor de ‘Drácula’) y Algernon Blackwood.

El atractivo que ejercía el Alba Dorada sobre personajes tan influyentes derivaba del hecho que los métodos mágicos empleados distaban mucho del conjunto de hechizos ingenuos que integran el grimorio (libro de conocimiento mágico) medieval tradicional. Lo que Westcott y sus colegas crearon fue un sistema de yoga occidental encaminado al desarrollo de la conciencia humana y, en último término, a provocar la experiencia mística.

Rosacruz de la Orden Hermética del Alba DoradaEl sistema se basaba en la Cábala judía, pero integraba numerosos elementos cristianos y algunos aspectos orientales. Este sistema había de constituir un modelo para las organizaciones mágicas rituales, que se ha seguido hasta nuestros días.

Internamente, el Alba Dorada estaba organizada de forma jerárquica. Mathers era el líder, y le auxiliaban unos jefes secretos, de carácter misterioso y generalmente invisibles. Desde el punto de vista estructural, la sociedad se dividía en órdenes externas e internas, subdivididas a su vez en diez grados, cada uno de ellos relacionado con una esfera del Árbol de la Vida cabalístico. El acceso a cada uno de los grados requería la realización de un curso de estudio, la superación de un examen y la celebración de un ritual de iniciación.

El Alba Dorada prosperó durante cierto tiempo e incluso conoció una expansión modesta. (Llegó a tener un templo en Edimburgo durante varios años.) Pero, si bien algunas ramificaciones de la organización que siguen operando hoy en día en Nueva Zelanda y América proclaman descender directamente de la raíz, parecen existir argumentos más que sobrados para pensar que la orden original se desmoronó bajo el impacto de las maquinaciones políticas de su miembro más notorio, Aleister Crowley.

William Butler YeatsCrowley, quien demostró ya en su juventud unas aptitudes naturales considerables para la magia, alcanzó los primeros grados en muy poco tiempo, y provocó más tarde una escisión de la que la orden no logró recuperarse jamás. Tal escisión se produjo cuando Crowley se presentó a una nueva iniciación, pero fue rechazado por el jefe de la sociedad, W. B. Yeats. El irlandés detestaba a Crowley, y es posible que este sentimiento fuese injusto. Pero Crowley no era un hombre que se dejase vencer por las adversidades, y entonces viajó a Francia donde fue iniciado por MacGregor Mathers, a la sazón residente en París. Crowley regresó a Londres para exigir los documentos y rituales de su nuevo grado, pero fue nuevamente rechazado por Yeats. El conflicto culminó en una acción legal, y la orden, que exigía a sus miembros que prometieran bajo juramento guardar el más estricto secreto, lavó los trapos sucios en público. La situación ya no volvería a ser como antes. Cuando Dion Fortune ingresó en el Alba Dorada en calidad de miembro, la orden, antaño poderosa, estaba ahora integrada por “ancianos pendencieros”.

E. Martínez | Vidente

Temas: , , , ,

Posiblemente también le interesará:


Deje un comentario

Calendario

Julio 2017
L M X J V S D
« Jul    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Otros sitios

  • Mimub
  • República Móvil
  • Hotel Club


  • Anuncios


    Iniciar sesión | BlogNews Theme by Gabfire themes | Todos los derechos reservados - Aviso legal y Aceptación uso de cookies